Loading...

Blog

blog01

La limpieza e higiene de los aseos públicos impacta en la reputación de los negocios

by fidel|diciembre 2, 2019

fUENTE: revistalimpieza.es
Tx: David Marchal

La higiene en los baños públicos es un tema fundamental para cualquier organización, porque, de no encontrarse en perfectas condiciones de limpieza, puede afectar a la reputación de la compañía y, consecuentemente, a su cuenta de resultados. No en vano, según algunos estudios, el 80% de los usuarios afirma que no volverían a un lugar en donde se encuentren los aseos sucios o con malos olores.

La limpieza de cualquier espacio por el que transite un gran número de personas al cabo del día (como un hotel, un centro comercial, un gimnasio, una estación de tren o un aeropuerto) es, más que una necesidad, una obligación. De hecho, mantener las instalaciones en perfectas condiciones higiénicas evita la transmisión y el contagio de enfermedades. Y esto se hace incluso más necesario cuando hablamos de los baños públicos de esos entornos. Precisamente, según un estudio realizado por Rentokil Initial en aseos de diferentes países europeos, una adecuada higiene en el baño elimina en un 30% el contagio de enfermedades producidas por bacterias y gérmenes, como la gastroenteritis o la gripe. Además, el documento desvela que, al menos, el 90% de los urinarios y el 70% de los asientos tienen un considerable número de bacterias que representan un significativo déficit de higiene y un alto riesgo para la salud por el contagio de infecciones producidas por las bacterias y gérmenes que se transmiten por el contacto, la tos o los estornudos, y que causan enfermedades comunes como la gripe, el catarro o la gastroenteritis, así como del contagio de infecciones por Salmonella o Campylobacter.

De ahí, la importancia de su limpieza diaria varias veces al día. El problema, no obstante, es que no siempre los aseos públicos están en perfectas condiciones. Es más, según el Informe de Higiene y Salud 2018-2019, realizado por Essity Professional Hygiene, el 39% de los usuarios confirma que habitualmente no utiliza los aseos públicos por falta de limpieza. En palabras de su director comercial para Iberia, Aitor Perfecto, “actualmente, la carencia de higiene puede resultar un factor limitante en la vida de la población. Se llega, incluso, al extremo de provocar ciertos cambios de hábitos, como es el hecho de no utilizar aseos públicos, no ducharse en algunos gimnasios o piscinas o dejar de visitar ciertos restaurantes u hoteles”, comenta.

Otra consecuencia

Pero, aparte de las repercusiones sobre la salud de los usuarios, el hecho de no efectuar adecuadamente una buena limpieza de los baños públicos tiene otra consecuencia también muy importante. Y es que puede afectar a la reputación del negocio y hacer que los clientes no vuelvan. Así lo explica Rafael Espejo, Facility Manager del centro comercial Sexta Avenida en Madrid: “La higiene de los aseos repercute muy negativamente en la imagen del centro. Es necesario que el estado de los baños, como mínimo, pase desapercibido para el usuario, lo que indica que su estado es el adecuado”, asegura. No en vano, continúa, “en el recuerdo de los usuarios siempre van a quedar los aspectos negativos y una sensación de suciedad de los aseos que puede hacer que los clientes dejen de visitar el centro comercial”.

Y lo mismo sucede en otros espacios públicos como los hoteles. “Aunque en nuestras instalaciones se atienda de manera excepcional en la recepción, si el baño no está reluciente y se ve higiénico, el cliente nunca volverá a hospedarse en el hotel”, afirma Gema Romero, vocal en Madrid de la Asociación Española de Gobernantas de Hotel y otras Entidades (ASEGO). Es más, prosigue: “Según nuestros estudios internos, un 80% de los usuarios que nos visitan afirma que, cuando en los baños hay malos olores o los dispositivos no funcionan correctamente, no volverían”.

Además, Romero tiene claro que no es sencillo saber qué espera exactamente un cliente, ya que cada uno es distinto y tiene expectativas diferentes. Sin embargo, confirma que “existe un común denominador que los une: ¡Todos quieren encontrar un baño que esté limpio, sea agradable a la vista y con un buen aroma!”. Y añade: “Un baño limpio habla muy bien del sitio donde está ubicado: que los inodoros, los lavamanos y las paredes se vean claramente limpias, que el suelo no esté manchado y que haya señales de que constantemente es aseado. La limpieza puede impactar directamente en la reputación de un negocio. Por tanto, si ofrecemos una imagen ordenada y productiva podemos transmitir mucho”, argumenta. Por eso, a su juicio, “un baño limpio y con buen aroma hace que el personal, los clientes y los visitantes estén más satisfechos y se fidelicen con la marca”.

Leave A Comment

Our Clients

Choose a style:


Purchase Now!